¿Cuántos tipos de baguette hay?

¿Cuántos tipos de baguette hay?

Pan francés tradicional

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Baguette» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (julio de 2011) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

Una baguette (/bæˈɡɛt/; francés:  [baɡɛt] (escuchar)) es un tipo de pan largo y delgado de origen francés[3] que se elabora comúnmente con masa magra básica (la masa, aunque no la forma, está definida por la legislación francesa)[cita requerida] Se distingue por su longitud y su corteza crujiente.

En noviembre de 2018, la documentación en torno a la «artesanía y la cultura» sobre la elaboración de este pan se añadió al Inventario Nacional del Patrimonio Cultural Inmaterial del Ministerio de Cultura francés.[4] En mayo de 2021, Francia presentó la baguette para que fuera declarada patrimonio de la UNESCO.[5]

Gran parte de la historia de la baguette es una especulación;[6]: 35 sin embargo, se pueden establecer algunos hechos. Los panes largos y con forma de bastón se hicieron más populares en Francia durante el siglo XVIII,[6]: 5 los panaderos franceses empezaron a utilizar el «gruau», una harina húngara muy refinada de alta molienda a principios del siglo XIX,[6]: 13 la cocción vienesa en horno de vapor fue introducida en París en 1839 por August Zang,[6]: 12 y la levadura compacta del austriaco Adolf Ignaz Mautner von Markhof en 1867 en la Exposición Universal. [6]: 14 Finalmente, la palabra «baguette» aparece, para definir un tipo particular de pan, en un reglamento del departamento del Sena en agosto de 1920: «La baguette, con un peso mínimo de 80 g [2+3⁄4 oz] y una longitud máxima de 40 cm [16 in], no puede venderse a un precio superior a 0,35 francos por unidad»[7] Ninguno de estos acontecimientos constituye «la invención de la baguette», pero juntos definen la «baguette» moderna.

  ¿Cuáles son las enfermedades Qué causa el gluten?

Baguette ordinaire vs tradición

La historia de Francia está plagada de pan, literalmente. Desde la Edad Media hasta el Renacimiento, pasando por la actualidad. La razón principal es el significado cultural que el pan tiene para el pueblo francés. De hecho, durante la revolución francesa, se calculaba que un francés consumía una media de un kilo de pan al día.

Por eso no es de extrañar que existan más de 20 variedades de pan francés. A lo largo de los años, las pequeñas panaderías locales popularizaron estas variedades de panes. Sin embargo, lo único que permanece constante es el número de ingredientes: 4. De hecho, está establecido que para que cualquier pan se denomine «francés», sólo debe estar compuesto por harina, agua, sal y levadura. La diferencia entre los panes radica en la manipulación de los tiempos de fermentación, la cocción y las técnicas de amasado.

Para hacer frente a la evolución de la demanda, se han permitido otros ingredientes, como la harina de centeno y el ácido ascórbico. Sin embargo, el pan francés tradicional sigue siendo una especialidad en muchas panaderías independientes y recetas familiares. ¿El resultado de todo esto? Una hermosa corteza con un crujiente tono dorado y un interior masticable que siempre enciende una sonrisa al saber que se está participando en una comida que se ha perfeccionado durante cientos de años.

La ley de la baguette francesa

Si alguna vez ha cenado en un restaurante francés, es probable que le hayan servido alguna vez una baguette. ¿Qué es una baguette? Tanto si se sirve como aperitivo como si forma parte del plato principal, la baguette es un pan francés largo y fino que completa la comida. Pero, ¿qué hace especial a este popular pan francés en comparación con los demás panes que comemos?

  ¿Cuál es la diferencia entre pastelillos y empanadillas?

La palabra «baguette» procede del italiano «bacchetta», que se traduce como «bastón» (lo que recuerda la forma icónica de la baguette).  Aunque no lo crea, la modernización tuvo un papel en la creación de las baguettes.  En plena Primera Guerra Mundial, la escasez de mano de obra en las panaderías obligó a los panaderos a encontrar una forma más eficiente de hornear.  Antes de la invención de la baguette, la masa madre era el tipo de pan más popular en Francia.

En 1920, se introdujeron los hornos de vapor en las panaderías francesas, lo que permitió a los panaderos empezar a experimentar con diferentes formas de hornear el pan. Como las baguettes tardan más en prepararse, los panaderos solían aprovechar el tiempo que tenían por la noche para preparar la masa y luego hornearla por la mañana. Era el horario perfecto para los panaderos y los clientes franceses, porque muchos clientes inundaban las boulangeries por la mañana, cuando las baguettes estaban recién hechas.

Tipos de vocabulario del pan francés

Pregunte a la mayoría de la gente qué es lo más francés que se les ocurre: algunos dirán que la Torre Eiffel, otros que una boina, otros que París. Sin embargo, muchos dirán que es la baguette, ese pan largo, crujiente y delicioso que parece ser el epítome de lo francés.

  ¿Cuántos años vive un rodaballo?

La baguette es tan francesa que está regulada por ley en Francia. Según el decreto 93-1074 de 13 de septiembre de 1993, la baguette de tradición francesa sólo puede elaborarse con los siguientes ingredientes: harina de trigo, agua, levadura o gasificante y sal. Hay un par de subcláusulas que permiten muy pequeñas desviaciones de la normativa de oro, sobre todo en lo que respecta a los tipos de harina. Las baguettes tradicionales deben elaborarse en los locales donde se venden. No se pueden congelar y están prohibidos los aditivos y conservantes, lo que significa que se estropean en 24 horas.

Todo esto significa que la baguette tradicional francesa tiene un aspecto, un tacto, un sonido y un olor deliciosos. Una cáscara fina, dorada y crujiente que se rompe al apretarla; una masa suave y ligera que sabe casi dulce…

Lucía Bustamante

Soy Lucía Bustamante, tengo 26 años y estudio el doble Grado de Comercio y Marketing en la UCM. Soy buena comunicadora, especialista en alimentación, experta en redes sociales y en mis ratos libres me encanta escribir y compartir mis conocimientos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad