¿Qué hacer cuando hay que tomar decisiones dificiles?

¿Qué hacer cuando hay que tomar decisiones dificiles?

Decisión difícil bajo presión

Mi trabajo como coach ejecutivo consiste en ayudar a las personas a tomar estas decisiones difíciles por sí mismas y, en última instancia, por sí mismas. A diferencia de un mentor, no se trata de dar consejos. Se trata de dar a las personas las herramientas y la confianza para que confíen en sus propias decisiones y actúen en consecuencia.

Pensemos en la persona que lucha contra la decisión de aceptar un puesto de mayor categoría con una remuneración considerablemente más alta, cuando muchos otros se lanzarían a por la oportunidad. Esto puede estar relacionado con su miedo a fracasar en un puesto de alto riesgo y gran visibilidad. También podría deberse a que la opción de permanecer en un puesto de menor rango es igualmente atractiva, pero por razones diferentes, como tener más tiempo libre. Por último, para esta persona, tal vez el acceso a este nivel de responsabilidad le haga surgir toda una serie de problemas que se originaron en su infancia. Lo he visto a menudo con profesionales de éxito cuyas decisiones importantes se ven afectadas regularmente por el poder de un superego hiperactivo (es decir, la imagen de un padre u otra figura de autoridad del pasado, independientemente de que siga vivo o no).

Toma de decisiones

En todo equipo y organización hay que tomar decisiones importantes relacionadas con los objetivos, la estrategia y la asignación de recursos.    Cuando se anuncian las decisiones, las personas evalúan la justicia de la decisión basándose en dos aspectos.    En primer lugar, el resultado de la decisión (justicia distributiva) y, en segundo lugar, el proceso por el que se tomó la decisión (justicia procedimental)*.

  ¿Dónde sacar dinero con tarjeta Banca March?

La investigación ha descubierto que las personas están más dispuestas a aceptar las decisiones, aunque no les sean favorables, cuando saben que se ha seguido un proceso justo.    Esto abre la posibilidad de mantener relaciones sólidas entre supervisores y supervisados incluso ante decisiones desfavorables.

A menudo, cuando se anuncian las decisiones, las personas no proporcionan información sobre cómo han llegado a la decisión, dejando que los demás se pregunten si ha sido arbitraria.    Otras veces, debido a la incomodidad que supone compartir noticias difíciles, los directivos no comparten la información de forma respetuosa, cortando las conversaciones o no permitiendo que se responda o se expresen los sentimientos.

Citas sobre decisiones difíciles

Cuando un entrevistador te pregunta: «¿Cuál es la decisión más difícil que has tomado y cómo has llegado a ella?», te está haciendo un regalo. Es una oportunidad de oro para demostrar exactamente cómo te desenvolverías como trabajador bajo un nuevo jefe.

El entrevistador quiere saber cómo manejarías las situaciones desafiantes y estresantes y qué tan fuertes son tus habilidades de pensamiento crítico, dice Jody Michael, fundadora y CEO de Jody Michael Associates, con sede en Chicago y Atlanta, una firma de coaching ejecutivo, de carrera y de bienestar. «Describe cómo abordaste el reto de forma efectiva, cómo sopesaste las opciones y cómo llegaste a tu decisión», dice.

  ¿Quién dijo la frase nunca te rindas?

Si lo haces bien, ganarás muchos puntos. Por supuesto, tendrás que tomar unas cuantas decisiones difíciles allí mismo, en la sala de entrevistas, para responder a la pregunta. Te ayudaremos a contar una historia que deje boquiabierto al entrevistador.

Esta es tu oportunidad de demostrar que estás a la altura de tomar buenas decisiones en situaciones difíciles. Empieza con una historia que demuestre que has tenido éxito en la resolución de un problema difícil y que muestre un resultado positivo para tu jefe y la empresa. (Por cierto, limítate a una historia de trabajo. Aunque todos nos enfrentamos a retos en nuestra vida personal, no tendrán tanta relevancia para el trabajo que nos ocupa).

Cómo tomar una decisión

Cuando acabamos de empezar nuestra carrera y se nos presentan decisiones difíciles sobre qué trabajo es el adecuado para nosotros, o más ampliamente, qué trayectoria profesional es la adecuada para nosotros, ¿cómo nos capacitamos para tomar decisiones con más confianza?

Una vez acepté accidentalmente invitaciones a dos cenas, ambas de amigos muy cercanos. No tuve el valor de cancelar ninguna de las dos. Durante una semana, recé para que uno de ellos cambiara la fecha o para que me encargaran un gran proyecto en el trabajo y tuviera que cambiar la fecha.

Unos años más tarde, ocurrió lo mismo, pero esta vez, lo que estaba en juego era mucho más importante.  Hice una entrevista en dos grandes empresas. En la fase final de las negociaciones, estaba claro que probablemente recibiría ofertas de ambas. La empresa X era estable desde el punto de vista financiero y llevaba años en el negocio. La empresa Y estaba empezando, pero su trabajo y sus perspectivas eran excelentes.

  ¿Cuál es la mejor universidad de Madrid para estudiar ADE?

Me dirigí a mi marido: «¿Cuál crees que es mejor para mí en esta etapa de mi carrera?». Antes de que pudiera responder, añadí: «¿Qué pasaría si eligiera la empresa X en lugar de la Y? ¿Crees que me arrepentiría?».

Lucía Bustamante

Soy Lucía Bustamante, tengo 26 años y estudio el doble Grado de Comercio y Marketing en la UCM. Soy buena comunicadora, especialista en alimentación, experta en redes sociales y en mis ratos libres me encanta escribir y compartir mis conocimientos.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad